Libertymoderna’s Weblog

Kultur, Politique & Scienza

Archive for the ‘Sómacles’ Category

Sobre la síntesis del ser crítico trascendental: Apología al humanismo (apología a la humanidad)

with one comment

Escrito por Sómacles:

Esta es la primera vez que me propongo hacer una apología directa al ser trascendental. Aquellos ofuscados que crean en la automática regulación de la fuerzas de mercado, absténganse de leer este texto.

Mucho se ha debatido estos días sobre la crisis en los mercados financieros y sus consecuencias directas en la sociedad. Bien es cierto que en su voluntad de poder, el ser humano ha encontrado refugio en el mejor sistema de acuerdo a su dicha “naturaleza”. De hecho la historia ha demostrado que en la búsqueda por el poder político y económico, ha existido un inevitable Estado de Guerra permanente en un ambiente de creciente interdependencia pero sobre de todo, de la conscientización de la competencia como regulador implícito del poder relativo.

Y ha sido tanto así, que la vida en su expresión de potencialidad creadora, ha perecido ante los embates bélicos, de tal suerte que la muerte y crueldad han extendido su dominio por sobre casi todas las cosas.

Es pues, en este contexto de beligerancia al parecer absoluta, donde se inserta lo que ha sido mal llamada:  la futil búsqueda del ideal por antonomasia, a decir, el espíritu trascendental del ser.

Y es  importante remarcar el hecho de que existe una dialéctica por sobre todas las ideologías, es decir, así como existe el carácter dionisiaco del ser humano, por otra parte su contrapeso es el ser humano creador de todas las cosas: libertad, ciencia, cultura.

En otras palabras, las “construcciones racionales” son síntesis en movimiento del espíritu absoluto a través del tiempo que ven su máxima expresión en la monumental fuerza de la razón práctica moral como expresión del “estando en el tiempo”, del “ser ahí” que se autodefine y se vuelve autoconsciente. Nuestra generación ha heredado las visión cosmogónica de las ideas, sólo que únicamente nos falta pulir el estado de consciencia que a veces aqueja nuestro punto focal de ser.

Podríamos resumir lo anteriormente escrito y complementarlo de la siguiente forma: En la historia de las ideas, la dialéctica trascendental siempre ha cimentado el proceso creador de la razón, en el que todos conformamos parte del espíritu absoluto con nuestro hacer del día a día, y es esto tan poderoso, que al conjunto de las expresiones humanas derivado del conocimiento unitario en armonía con la proporción del universo -dado en primer lugar por nuestro propio cosmos humano-, lo llamamos: arte.

Lo que no han indagado los nihilistas es la existencia de la verdad, del arte, de la belleza como reflexión del conocimiento que aspira a la universalidad, o dicho de otra forma, el ser individuo, el ser individual e individualizado que parte de la toma e interiorización del arte. La humanidad se hace humanidad en cuanto la sociedad comienza su misma humanización a partir del individuo, de la consciencia del “yo” que disfruto y enaltezco mi espíritu gracias a la contemplación de lo bello.

Y nadie queda exento de esta contemplación: ¿Cómo no prestar atención a estas construcciones racionales del arte? ¿La ciencia, la arquitectura, literatura, y en general las bellas artes? Ni siquiera se necesita ser un estudioso erudito para reconocer valores en nuestro ser político , es decir, la forma en que socializamos y reafirmamos en las demás personas nuestro ser , nuestras relaciones personales, la búsqueda del amor como apoteosis del ser. ¿Acaso alguien ha sido exento como por “mano antidivina” de estas experiencias humanas, demasiado humanas?

Aquel que niegue la existencia de estos valores del espíritu que trascienden en principio de cuentas a partir del individuo, únicamente eclipsa la aspiración teleológica que ha sido olvidada  gracias a los detentores del poder.

Kant escribió en su “Historia general de la naturaleza y teoría del cielo”: “Cuando nuestro ánimo se ha llenado de tales reflexiones, el espectáculo de un cielo estrellado en una noche serena nos infunde una especie de gozo que sólo las almas nobles pueden sentir. En medio del silencio general de la naturaleza y del sosiego de nuestros sentidos, la capacidad recóndita del conocimiento del espíritu inmortal habla un lenguaje indefinible, en que se contienen conceptos no desarrollados que el hombre es capaz de sentir, pero no de describir. Y si entre las criaturas pensantes de este planeta existen seres lo suficientemente viles para encadenarse a la esclavitud de la vanidad a pesar de todas las tentaciones con que un objeto tan grandioso puede llamar a su pecho, !cuán desventurado es el mundo que ha podido criar a seres tan miserables! ¡Y cuán venturoso, por otro lado, al ver abrirse ante él, bajo las condiciones más aceptables, un camino por el que puede llegarse a una dicha y a una altura infinitamente superiores a las ventajas que en cualquier objeto del mundo pueda crear la más ventajosa organización de la naruraleza!”.

Concluyo: La necedad de muchas personas en cuanto a su nihilismo, únicamente es el reflejo de su desafortunada situación personal y la susodicha implantación de los valores que pregonan la última voluntad de poder, no es sino el rechazo a la misma humanidad que los ha engendrado como potencial de la razón práctica universal.

Así habló Sómacles

Advertisements

Written by libertymoderna

October 28, 2008 at 3:30 am

Posted in Sómacles

Sobre la síntesis capitalista: Apología al sistema (apología a nuestra humanidad)

leave a comment »

Escrito por: Sómacles

Esta sería la primera vez que directamente me propongo hacer el más próximo acercamiento a lo que sería una primera apología al sistema. Aquellas personas socialistoides cuya mentalidad sea cerrada, absténganse de leer el siguiente texto.

Antes que nada, es necesario precisar algunos puntos. En primer lugar, la consciencia personal y colectiva.

El conjunto de elementos que conforman nuestra presente realidad, es el resultado de un proceso inevitable en el espacio y el tiempo, categorías dadas “a priori” en el ser humano, es decir, interiorizamos estas categorías de tal forma que casi siempre pasan desapercibidas. Pero no es que pasen desapercibidas, sino que precisamente están “dadas” en nuestro “ser” (una gran potencialidad), que se proyectan lejanas en nuestra escasa consciencia, a decir, la historia.

En este margen, la historia ha demostrado ser un proceso dialéctico entre los que detentan el poder político y los que aspiran al mismo. Evidentemente no trato de hacer un tratado sobre las formas de la naturaleza humana en esta entrada del blog, sino únicamente resaltar el hecho de la ambivalencia humana tanto en sus formas morales, como sus formas fenoménicas, o dicho de otra manera y acotando el tiempo a nuestra realidad presente; el análisis de coyuntura.

Pero antes de pasar al siguiente punto, me gustaría que quedara claro lo que acabo de exponer: Aún cuando no podemos conocer el “mundo nouménico” o de las formas en sí misma, puesto que el ser humano basa el ser de este mundo en cuanto principios o prejuicios fenoménicos, podemos aproximarnos al orden y la estructura de la sociedad mediante el uso de herramientas científicas que, bien que mal, marcan las pautas a seguir en el ordenamiento de nuestras vidas, tanto de las superestructuras como de las infraestructuras (de nuevo, una interpretación de la dialéctica general).

Y es aquí donde la historia (ser y tiempo en un espacio dado), remarca su peso. Mucho se ha criticado (y esto es parte natural de los que aspiran al poder político) al sistema capitalista actual y a sus últimas formas financieras en la actual crisis financiera y lo que será próximamente si no es que ya: crisis económica.

Desgraciadamente el ser humano en la historia ha demostrado su egoísmo y su capacidad de expansión política en función tanto de la milicia como del poder económico. Y aún cuando actualmente mucho se ha avanzado en las formas morales (derechos humanos, estado de felicidad, teoría del amor, consciencia sobre el espíritu perdido de la libertad, etc), claramente no bastan para “frenar” (y no digo que se tenga que frenar), los intereses que han servido a los propósitos humanos.

Y bien, para llevarlo más claramente al problema de coyuntura económico-financiera, crítico-filosófico, científico-fenoménico,  moral-nouménico e histórico-sintético (por tratar de categorizar un poco), la que ahora es llamada crisis (antes recesión, antes desaceleración), es (y dando gracias a la historia por sus lecciones), reflejo de nuestro exceso de humanidad (al fin y al cabo somos humanos, demasiado humanos). La inevitable crítica al “sistema”, no hace sino pulir las formas de este último, lo que en el tiempo dará como resultado al mismo sistema pero perfeccionado, depurado, pulido, como le quieran llamar. En otras palabras, tendemos el “último sistema”. Los gurús económicos actuales han aprendido de sus errores y de ahora en adelante se enfocarán en llevar las formas matemáticas a un nuevo nivel nunca antes visto en la historia. Ciertamente se aproxima una nueva época histórica: la época de la perfección matemática. Las nuevas generaciones empeñarán todo su genio en nuevas investigaciones que procuren mantener brillante y renovado, el que hasta ahora ha sido la estructura que ha organizado la economía. Aquellas personas que predigan el fin del capitalismo, lo único que hacen es insertarse en el eterno retorno, ciclo histórico de la lucha por el poder político, llevando el hecho atómico coyuntural como estandarte de su ideología personalista que únicamente busca colocarse en alguna esfera elitista de poder (económico, político o incluso cultural).

Aquí es donde tenemos que aceptar lo que alguna vez algún pensador alemán mencionó como la voluntad de poder de todos nosotros, unos más que otros. El desnudar al ser humano y despojarlo de su ropa ideológica suele ser bastante asqueroso, fétido olor del ser en sí mismo, únicamente contrapesado por la esperanza moral, por el amor, por la búsqueda de la felicidad, por lo bello y por la verdad, ideales del deber ser.

En conclusión, un período termina y otro renacerá, gracias al poder de síntesis de la historia, sin embargo, mucho quedará en su lugar (después de una gran sacudida, claro está). Y aquellos estados que vean fortalecida su economía, serán los que gracias a la solvencia, tendrán las capacidades de desarrollar nuevos adelantos técnicos y militares, que podrían incluso baticinar los albores de un nuevo gran confrontamiento armado. Lloremos por nuestra humanidad, lloremos por aceptar la defensa a nuestro ser.

Así habló Sómacles

Written by libertymoderna

October 25, 2008 at 9:07 pm

Posted in Sómacles

¿Hacia dónde vamos?

leave a comment »

Escrito por: Sómacles
Rara vez me animo a escribir sobre la situación actual del país, este es un trabajo que cómodamente se lo podemos encargar a los periodistas (que creen que lo saben todo al emitir sus opiniones) y a aquellas personas que al enjustarse en un debate, olvidan por completo la efimereidad de sus palabras. Recordemos que el mejor campo de batalla para este tipo de eventos sociales, ha sido y será la pluma dorada con la que se escriben letras de fuego (compañeros universitarios, aprendan de esto último).
En esta ocasión, me referiré a los últimos acontencimientos que se encuentran en boca de todos. Bien sabemos que la coyuntura es intrascendental, sólo en la medida del tiempo, podremos saber las verdaderas consecuencias de las acciones, del hecho que se encuentra ahí, del estando, del ser.
Y aún cuando este escrito no está pensado para ilustrar u oscurecer, ha sido elegida su génesis con el fin de enaltecer y elevar o, más suscintamente, remacar con hierro y acero, algo tan sencillo, pero complicado en su forma: La inconsciencia.
Así es estimados todos, es bien sabido por la mayoría, que la consciencia es el primer paso para la acción. Se han ustedes inculcado en la glorificante lectura de diversos textos de color tintoresco, de la unión por el colectivo, de la praxis, del saber que se empieza por oler el suelo, para levantar la faz y contemplar el azul cielo.
Y es completamente plausible este último hecho; hemos despertado nuestra mente a la realidad, al saber que la cotidianeidad es un asunto del que todos debemos formar parte, del saber, ¡oh ese saber que hemos colocado en un pedestal!. Sin saber, no podríamos haber abierto los ojos. La luz nos ilustra y pregonamos la máxima del ser humano: Libertad.
Y en verdad admiro su intelecto, su forma de pensar, la voluntad de poder que han adquirido, suficiente y necesaria para el cambio, para el movimiento cíclico de las nuevas formas. Me parece que no podré encontrar en ningún otro grupo de personas, tan excelsas ideas, fruto verdadero de esfuerzo y dedicación, cuyo primer protagonista y guía, ha sido la academia. Es esta academia la que ha fungido como nuestro Virgilio, mostrándonos pacientemente este nuestro nuevo mundo Dantesco. No podría congratularme más al saber que nuestra fraternidad estudiantil, por fin, ha enaltecido su espíritu. Es hora de que tomemos carta en los asuntos capitales.
También así, es remarcable que el areté haya encontrado un huésped tan perfecto y armonioso, como es la comunidad que se dedica al pensamiento, esta nuestra comunidad que es el máximo legado de nuestros antecesores. Sangre de más se ha derramado para cultivar con aguas tintas, el árbol de semillas rojas y agrias raíces, pero del que eventualmente disfrutaremos maduros y verdes frutos, mielescos y finos.
Sin embargo, mis muy estimados compañeros míos, no olvidemos sólo un pequeño detalle tan importante como lo es la prudencia. Hemos sido bendecidos con juventud, con energía, con disposición. Esta misma condición también ha sido un verdadero presente divino para los animales, esos seres irracionales, que alegran nuestras vidas al otorgarnos una forma de vida, digna de ser analizada por los más cultos en las artes de la vida. Y así como estos pueden disfrutar de tan bella condición (que recordemos es también de corta duración), nosotros, seres racionales, vigorosos y pluriculturales, hemos de honrar con intensidad la humanidad que nos ha sido dada.
Convoco al segundo sin embargo, que es la desviación de este magnifísimo regalo. Bien sabemos que sólo los dioses poseen la perfección absoluta, y que nosotros como indagadores de nuestro entorno, aspiramos a dicha perfección, pero en el camino nos hemos dado cuenta de nuestra condición de humanos, demasiado humanos.
Y es así como, escogiendo a la Libertad como mástil ideológico, no hemos sido capaces de actuar en debida concordancia con el pensamiento. Nuestras acciones difieren por mucho, con lo proyectado en nuestra visión todocuradora. Hemos ideado la cosecha de frutos cuya procuración, hemos dejado de lado. No podemos siquiera pensar en las bases de una sociedad reformada, adecuada al contexto nacional, por atender de más los propósitos del presente. No me gustaría que se malinterpretara, no. Mi decir es el siguiente: Así como hemos sido altos visionarios de la cultura, de la política y de la ciencia, así como esperamos del porvenir, la recompensa de nuestro ser, es así es como un padre debe velar por su hijo. Pero no esperemos un hijo rebelde, inmaduro, inconsciente, que únicamente procure la radicalización y provoque fatales contingencias, sino cultivemos tanto esta voluntad de poder, como la mesura y la prudencia. No me encuentro de un sólo lado de la balanza en cuestiones ideológicas, al contrario, me declaro como el vigía dialéctico. En una palabra, hagamos síntesis de lo que hemos vivido.
Evidentemente no me refiero a alguien en particular, para nada. Sino que este escrito se encuentra dirigido para todos, para que la película de nuestras vidas, tenga un director apasionado por lo que hace.
Me gustaría continuar escribiendo, pero existen asuntos que también son de preocupación para un servidor. Y si al comienzo de este texto, comenté que iba a escribir sobre la situación actual del país, no me refería al agregado efímero que encontramos en los diarios, sino a ese intervalo en el tiempo del México actual, que atañe a todos. Desconozco lo que sucederá de aquí a dos años, pero en verdad, los invito a que hagamos una reflexión conjunta, sobre los verdaderos quehaceres, cuya importancia incumbe a todos. Somos jóvenes, pero no por eso, caigamos en irracionalidades únicamente atribuibles a los que se encuentran ajenos a nuestra condición de seres sapientes. No decaigamos en elementos retóricos, punta de lanza ideológica, causada mayoritariamente por la negación a nuestro ser. Aún cuando el resentimiento sea creador de valores y nuestro cuerpo pasional invite tentadoramente al canibalismo inconsciente de nuestra sociedad, mantengamos frío nuestro elemento distintivo, que, con mucha convicción personal, opino será nuestro máximo apologeta a lo largo de nuestras vidas: la razón. Acojamos cálidamente al areté, nuestro eterno invitado de honor. Se que las tan distinguidas mentes que lean esto, me comprenderán.

Written by libertymoderna

September 29, 2008 at 5:00 pm

Posted in Sómacles

¡Arráncame la vida! (comentarios a la adaptación fílmica)

leave a comment »

Escrito por: Sómacles

¿La última o la primera?

Una palabra para describir a la película: Poder.

Y es que en esta ocasión estimados colegas, no es mi deseo ahondar en la trama ni en las características técnicas. Bien pueden encontrar en la web, numerosas reseñas mucho más especializadas que las que le pueda ofrecer un servidor.

Nos encontramos claramente en una crisis del cine mexicano. Películas que ni  la categoría de “domingueras” se les puede ser atribuidas, producidas únicamente para el mercado altamente morboso de la sociedad en general.

Sin embargo, llega una película que cambia por lo menos en lo mínimo, esta costumbre que casi se convertía en regla. La interrogante es si Arráncame la vida, es la pionera en lo que podría ser un “renacimiento” del cine mexicano (siendo la primera, tendría claras influencias de producciones anteriores) o si por el otro lado, representa el ocaso, el final de oro, de una seria de esporádicas películas mexicanas que fueron vistas con gusto por la crítica internacional. (Sexo, pudor y lágrimas/Y tu mamá también)

Sea como sea, arráncame la vida es una historia de incomprensión, de soledad, de cultura mexicana. Una película que muy pocos llegarán a entender en su totalidad. En lo personal, espero que con esta muestra de cine, se active la creatividad de los directores mexicanos, puliendo sus someras ideas sobre el ser mexicano y puedan plasmar en creaciones futuras, la complicada situación del ser nacional.

Written by libertymoderna

September 28, 2008 at 7:30 pm

Posted in Sómacles

Google vs Apple: la última batalla celular. (primera parte)

leave a comment »

Escrito por: Sómacles

Así es, google ha presentado en días recientes, su dispositivo móvil “Dream”, en lo que es una batalla declarada para el principal competidor en el rubro: el iPhone de Apple.

Y es que es sabido por muchos, que el dispositivo creado por la firma de Steve Jobs, se ha posicionado como el líder indiscutible en la vanguardia celular, combinando estética, funcionalidad y originalidad. ¿No le iban a dejar todo el pastel a la marca de la manzana, verdad?

Antes que nada, recordemos que si Google se encuentra en las puertas del mercado de telefonía celular, es debido a que necesitan acrecentar sus ingresos para financiar otros proyectos que tienen planeados. Como siempre, la razón de ser de esta entrada, es el dinero. (Como todo,¿ no?)

Y bien, trato de imaginar la impresión del CEO de Apple al enterarse de que uno de sus principales aliados en software como lo es Google, ha decidido empezar la competencia de lo que en un principio, puede tratarse de una aventura en la que, dadas ciertas pautas que mencionaré, podría fracasar.

Recordemos que en la presentación del iPhone, Mr. Jobs marcaba claramente su objetivo: posicionarse firmemente en el “marketshare”. Y lo han logrado.

Bien, entremos a analizar cada uno de los dispositivos.

Apple iPhone:

Su principal atractivo visual es la pantalla multitáctil y el accelerómetro, que permite una nueva forma de interactuar con la interfaz. El famoso “pinching” de imágenes (utilizar dos dedos para amplificar mediante un estiramiento la imagen), el “coverflow” (navegar a través de las portadas de los álbums a través de una animación tipo slideshow) y recientemente, toda la gama de juegos (haciendo competencia al PSP y al Nintendo DS) que prácticamente están teniendo éxito entre jóvenes de 15-20 años.

Si a esto le agregamos que estéticamente se ha pulido el diseño y que contiene las aplicaciones que sirven a todo un amplio espectro de usuarios (niños, estudiantes, empresarios), más la tremenda publicidad de la que ha sido objeto, nos da como resultado un teléfono celular (me pregunto si sólo lo podemos llamar teléfono celular con todo lo que tiene) bueno, bonito y barato. Así es, barato porque apple ha logrado disminuir el precio del primer iPhone de $499 y $599 dlls (4 y 8 gb respectivamente) en un inicio, a los impresionantes precios de $199 y $299 dlls (8 y 16 gb) con el lanzamiento del reciente iPhone 3G.

También, es digno de mencionar que el uso del iPhone, se encuentra ligado con otros productos complementarios de apple como las iMac, los iPods, pero el más importante de todos ellos es: iTunes.

Y es que con la sincronización tanto del iPhone como de iTunes, se potencializa el uso del dispositivo. Con capacidad para comprar canciones a $0.99 dlls, suscribirse a podcasts (de música, de noticias y prácticamente de todo), rentar y comprar películas y series (High Definition disponible), sincronizar la audioteca (el iPhone es el mejor iPod que apple ha fabricado), descargar aplicaciones de terceros en su appstore y recientemente, el uso de “Genius” (que permite crear listas de canciones inteligentes de acuerdo a las preferencias personales), apple ha logrado crear todo un universo simbiótico que va más allá de la típica relación hardware software. (De esto de iTunes, en lo particular disfruto pasarle películas y videopodcasts y disfrutarlos en su pantalla de alta resolución widescreen.)

El punto con esto último es, iPhone ha atravesado considerablemente la forma en la que usamos los celulares. El día en que Jobs presentó el iPhone ante miles de periodistas, mencionó algo que llamó la atención de todos: “Today, apple re-invents de phone”. Muy cierto, el teléfono ya no es lo mismo desde que apple llegó.

En una palabra, lo que distingue al iPhone es su atractivo estético, y su diseño minimalista pulido hasta el último detalle tanto por fuera, como en su interfaz. Simple.

En la próxima entrada sobre esta batalla, también mencionaré los defectos del iPhone y comentaré los principales atractivos del Dream de Google.

Written by libertymoderna

September 24, 2008 at 10:49 pm

Posted in Sómacles

Frontera borrosa

with one comment

Escrito por: Sómacles

“Mientras tomaba el diario, el aroma del nuevo café proveniente de áfrica, inundaba la estancia. La plática de las demás personas se perdía entre mis pensamientos. Algún cuarteto con apariencia artística, proporcionaba el toque perfecto de comodidad, una línea de bajos y percusiones, endulzadas con el fino sonido del saxofón, proveniente de no se dónde, pero era lo de menos…”

No. No se trata de la quinta avenida en Nueva York, ni de alguna esquina de las amplias avenidas de la ciudad de Chicago, la imágen en la foto corresponde “simplemente” a la que seguramente es la avenida mejor cuidada de la ciudad de México: Insurgentes.

Al parecer, sólo es una foto más del ambiente citadino chilango. Sin embargo, cualquier estadounidense que visitara la famosa “coffee company” se sentiría como en casa. Y con razón. Sólo es cuestión de echar un vistazo a los detalles de la foto. Muebles cómodos, posibilidad de tomar café en la “terraza”, laptop, jazz como música de fondo.

“Once de la mañana. Tomo asiento en un sillón amplio, imitación de piel. Claro, me encuentro en la perfecta imitación de comodidad. ¿Quién se sentiría cómodo tomando café con un montón de extraños?. De lejos, alcanzo a vislumbrar en su totalidad el amplio espacio donde me encuentro. Algunos pizarrones negros al fondo que realzan bebidas de la temporada. Bagels y sándwiches se muestran como un exquisito desayuno de cerca de cien pesos. La gente en definitiva no compra comida”.

Alguna vez Porfirio Díaz declaró: Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos. Y tenía razón. La posición geográfica de México con su vecino del norte, favorece el intercambio cultural. Comemos como los gringos, vemos programas de televisión gringa, escuchamos música gringa (evidentemente no todos lo hacen, es una tendencia común de los mexicanos, acentuada en el norte). Como bien dice el título de esta entrada, la frontera cultural México-Estados Unidos, se vislumbra borrosa, histórico sincretismo cultural tan arraigado, que disfrazado de la nueva cultura mexicana, pasa desapercibido en su esencia (el origen de la primera cultura).

La razón de ser de este texto es invitar a la reflexión y la ampliación de la definición de soberanía nacional. ¿Qué es la soberanía nacional? ¿Cuáles son sus límites? De ninguna manera se trata de una apología para cualquier bando del discurso. Starbucks es sólo un ejemplo entre muchos otros de la creciente culturización estadounidense en territorio mexicano, y no es que mi postura al respecto sea de desaprobación, -recordemos que vivimos en un mundo cada vez más globalizado, término bastante satanizado gracias al poder mediático y los intereses de la clase política-, al contrario, mi postura es la del consenso cultural. Apertura y enseñanza. Como siempre, el conflicto aparece con la aplicación.

“El vaso yace vacío sobre la mesa que se encuentra frente a mi. A través del plástico, los coches aparecen borrosos. El diario a mi lado, carece de cuestiones interesantes más que la primera plana, que exhibe la negación en su máximo esplendor. Debo mandar un mensaje desde mi celular. Un par de chicas de sutil belleza anuncian el primer acto de una obra que ya conozco, creen que son libres. Sonrío para mis adentros.”

Written by libertymoderna

July 28, 2008 at 11:34 pm

Posted in Sómacles

Reseña Batman: The Dark Knight (Primera Parte)

with one comment

Escrito por: Sómacles

Cuando vi el primer póster que anunciaba esta película, recordé el período de mi vida en el que pude apreciar a fondo la ciudad de Nueva York. Y, aunque de hecho ciudad Gótica aparece inspirada en la ciudad de Chicago, es inevitable la similaridad; después de todo, recordemos que N.Y. fue una de las ciudades más inseguras en el mundo el siglo pasado.

Así empiezo la reseña, con la remembranza de un ambiente citadino, común para muchas personas. Ruido, delincuencia y corrupción, pero también bellos edificios, diversidad de gente y actividades, e, historias inéditas (muchas de ellas increíbles) que jamás serán contadas.

El fondo implícito es el principio. A diferencia de las películas pasadas, Batman aparece como un semihéroe moribundo, en busca de su ser (¿casualidad, estimados colegas existencialistas?), que contrasta notablemente con la figura apolínea, intocable, divina, que es expuesta en producciones pasadas.

¿Qué fue lo que pasó? ¿Dónde está el Batman totalmente seguro de sí mismo? El Batman intocable, figura a seguir, ídolo de policías y población, se ha entregado al ocaso.

Muy bien, vayamos por orden, poco a poco. Hablaré de la película en los siguientes aspectos, tratando de jerarquizarlos de acuerdo a su impacto visual (que no es LA jerarquía, pero se adapta muy bien a los canones tradicionales de la crítica filmográfica), que son: trama, actuación, efectos especiales, música, fotografía y, por último, trasfondo ideológico, que de hecho dota de sustento a la película.

1) Trama

Es sencillo en apariencia pero en realidad, complejo. El crimen azota a Ciudad Gótica, la mafia (de qué, no sabemos, pero en sí no es importante) se ha unido, y como toda buena sociedad política, su fin -a la vez medio- es el dinero. Aquí entra nuestro personaje principal, que se supone debe combatir las asociaciones criminales, dejando segura y contenta a la población. Sin embargo, un nuevo personaje, The Joker (why so serious?), figura antitética, psicópata, freak, brillante, luce su locura en un contexto de creciente desorden.

“Introduce la anarquía y los volveras locos”

Esa es la palabra clave en la historia. Anarquía. En las películas pasadas se nos presentaba también el desorden, sin embargo, estaba reservado únicamente para la psicología de nuestro héroe caído. ¿De dónde vengo? ¿a dónde voy? ¿Cuál es mi misión? Preguntas que ya tienen una respuesta madura para esta película. Ahora el dilema se encuentra en la confrontación con la sociedad. ¿Cómo rescatar a las personas, cuando estas no saben ni lo que quieren? ¿De verás no saben lo que quieren? Les interesa solamente lo siguiente: Su Yo personal.

Ahora la sociedad no forma al individuo (como en la Grecia clásica) sino que el individuo forma a la sociedad. (aunque aparentemente la sociedad nos forma). El pasado es una construcción meramente aparente que permea en el inconsciente, creando la ilusión de sociedad educadora. (Bah! antinomias de la razón. Mmm, puede ser, algún día escribiré un tratado al respecto o un “essay”).

El punto es, The Joker reproduce su papel perfectamente. Asegura el caos e imparte el miedo al populacho y Batman debería salvarnos. ¡Yei!

2) Actuación

El premio se lo lleva Heath Ledger (en paz descanse, siempre quise decir eso), que en sus escenas, causa expectativa alrededor de su personaje: the Joker. En cada diálogo, cada acción, calificadas como locas, se oculta un maniático asesino demasiado inteligente, manipulador de su entorno. En verdad que logró transmitir esa sensación de miedo, que me parecía no volvería a sentir en ninguna película (la última fue “Señales” con Mel Gibson). Si los adjetivos fueran nombres, Dyonisos lo bautizaría con una palabra. Caos.

De las demás actuaciones, no vale la pena comentar palabra alguna, son las típicas, aunque la del teniente Gordon, amerita un premio honorífico. Bastante buena.

Lo siento Mr. Nicholson, Ledger merece los aplausos (aunque a algunos les disguste, jeje).

3) Efectos especiales

Una palabra para los efectos especiales. Sencillos. Pero no por eso dejan de ser impactantes, totalmente oportunos, su fluidez es armoniosa, impecable, aunque de hecho son colocados en segundo plano. Batman no será recordada por sus efectos especiales, -contrario a lo esperado por muchos-, lo cual no es malo, sino muy bueno (¿alguien recuerda la saturación al grado de la ininteligibilidad de Transformers?).

Hasta aquí la primera parte. Como se podrán dar cuenta, este escrito es meramente introductorio para que se den una idea de la película. No pierdan tiempo y vayan a verla. Para la próxima parte, música, fotografía y trasfondo ideológico (lo más importante).

Written by libertymoderna

July 21, 2008 at 9:11 pm

Posted in Sómacles