Libertymoderna’s Weblog

Kultur, Politique & Scienza

“Libertad” de Jonathan Franzen

with one comment

(Sección) En los lentes de Gadafi.

(Artículo) “Libertad” de Jonathan Franzen. Cuando lo común se ha olvidado como novela.

Clásico es en nuestra contemporaneidad mexicana hablar sobre lo que es muy gringo (la palabra por cierto comenzó a ser usada cuando sufrimos su última invasión y los intervencionistas que portaban uniformes verdes eran llamados por nuestros connacionales a que regresaran a su casa greengo home, algo más o menos que se traduce como “verde ve a casa”) tal vez sea porque estamos inundados por sus productos, películas, música, libros, etc., lo identificamos porque siempre hay un héroe desprovisto de celebridad o notoriedad, que a lo largo del melodrama la irá adquiriendo, un ciudadano común que lo dará todo en nombre de la libertad, el supremo valor norteamericano.

Por ello la novela de Franzen desde el principio es ya un reto, ¿cómo emplear la palabra sin perderse en medio de la retorica oficialista que impone a la libertad como un articulo de intercambio sine qua non básico para que los americanos puedan dialogar con un gobierno sin la amenaza de derrocarlo? Pues Franzen no sólo consigue emplear la palabra al imponerla como nombre de su novela y también como trama principal dentro de la misma, sino que logra sacudirle ese efecto, que vende tanto de industria hollywoodense, acartonado y ridículo de una forma muy arriesgada: hablando sobre la familia norteamericana; tema por el que la crítica europea ve a la literatura yanqui como un fiasco chovinista que se dedica a narrar lo mismo: el sueño americano.

Franzen toma a una familia convencional, común y corriente los Berglund y aborda tres generaciones de éstos, pero no lo hace para hablarnos sobre sus virtudes sino que se centra en dar ejemplos muy claros de sus defectos, defectos que han ido heredando por las múltiples dobles morales que han asumido y acumulado como individuos y como miembros de una sociedad. Esta doble moral es vivida por los personajes por una inercia que Franzen describe con una asombrosa sencillez.

Prueba de ello son sus personajes principales: Paty quien  en su juventud es una basquetbolista que resulta violada sin la mayor trascendencia, cuya madre al ser una eminente demócrata prefiere pasar por alto el hecho, para no enemistarse con los padres del agresor quienes a su vez gozan de una buena posición política dentro del mismo partido. Este suceso sirve de pretexto para reflejar un vacío que se desarrollará a lo largo de su vida y que la llevará a una crisis existencial.

 

Walter, un hombre que ha experimentado la injusticia familiar de mano de su padre. Resueltamente enamorado de Paty, cuyo gusto por la música tal vez sólo sea sobrepasado por su idealismo ambiental reflejo de la rebeldía que ha acumulado en contra de los agentes contaminantes, el Estado, seres abstractos al final reflejos todos de su padre y Richard Katz, un mamarracho post-punk que completará este peculiar ménage à trois y que sin ser homosexual realmente ama a Walter. Un rock star honesto que gana un Gramy y lo deja todo sin ningún motivo, como cualquier rebelde sin causa contemporáneo deja la vida en el rock, porque madura o porque le aburre o porque se da cuenta que uno no es rebelde por escuchar guitarras eléctricas y letras llenas de rabia.

Jonathan Franzen es considerado por la crítica americana como el autor que en lo que lleva de transcurrido este siglo XXI ha sido quien ha hecho la mejor novela: Las correcciones ganadora del National Book Award en el 2002, una novela anterior a ésta en la que también se habla de una familia común norteamericana. Al publicar Libertad la crítica sólo se le rindió por la maestría de su narrativa, es decir por la manera de abordar temas tan complejos con tanta sencillez.

 Por eso Libertad llega a tener tintes ensayísticos, claro, pensando en que el ensayo inventado por Montaigne a título personal no debería decir nada y tomando una trama de una vida cualquiera con la finalidad de mostrar algo sin necesidad de confirmarlo, es decir para nuestra manera de pensar objetiva y empírica, Franzen dice y no dice nada, narra, esculpiendo lentamente una cimiente para cada uno de sus personajes y luego refleja simplemente la vida misma, o sea esa lucha continua en la que pocas veces se comprueba algo. Por eso es que las historias de vida presentadas en la novela, abandonan cualquier intención. Es una novela sumamente honesta y he ahí porque se le cataloga como magistral. El lector puede estar seguro que la narrativa de libertad, demuestra  algo: los móviles más íntimos del ser humano, sus razones principales son explicaciones menos complicadas y mucho más convincentes de las que intentamos atribuirle al mundo para explicárnoslo. Y ahí la gran inteligencia plasmada para sobre llevar la trama.

La política conservadora y la demócrata, el sentido de la libertad de consumo, la relación intrafamiliar de los personajes con su entorno en el cual antes de pelear por cambiarlo, viven; el destino visto como la fatalidad, un producto del destino de otros seres. La homogenización de las personalidades por la falta de oposición real al sistema. El abandono de ideales no por razones vitales o decisivas sino por el mismo paso del tiempo. Eso le da a la novela un aire de melancolía por el sentido con el que estamos acostumbrados a ver la vida: con buenos y malos, con grandes razones filosóficas, con traumáticos eventos sociales, con tragedias arrolladoras o situaciones exquisitas e inimaginables. Esta novela renuncia a todo eso e ironiza, sentencia sin dar culpables.

Extracto: Freedom

Es cierto que es una novela cuyos principales temas ya han sido tocados. ¿Pero qué novela actual logra sacudirse el sonar a algo ya visto? En realidad si nos suena a algo ya hecho se debe a toda esa información basura que nos invade y si se hay criticas negativas a lo que Franzen hace, no es gracias a lo que él ha hecho con su narrativa sino a la chatarra con la que otros escritores contemporáneos de su país ganan montañas de dinero, y a la mala imagen que hay con relación gringo-intelectualidad. Por ejemplo, bien sabido es que para mostrarte culto debes mostrarte anticapitalista, como en las novelas del propio Franzen, que no haya un reconocimiento internacional también es culpa de una inercia perversa que lo perseguirá. Pedir originalidad a ultranza tampoco es razonable, acusar a Franzen de ser localista de ninguna manera deja a su novela bajo una sombra, pues sus personajes resultan los suficientemente bien elaborados como para ser universales.

Franzen, es cierto, no intentó buscar ningún hilo negro sino tomar los que ya conocíamos y abordarlos de una forma original y absolutamente actual, pero sobre todo y creo allí su principal virtud, abordó la vida contemporánea como pocos lo hacen actualmente, lo hizo honestamente…

Rober Díaz, 2012

**

Jonathan Franzen

From Wikipedia, the free encyclopedia


Jonathan Earl Franzen
 (born August 17, 1959) is an American novelist and essayist. His 2001 novel, The Corrections, a sprawling, satirical family drama, drew widespread critical acclaim, earned Franzen a National Book Award, was a Pulitzer Prize for Fictionfinalist, a James Tait Black Memorial Prize and a shortlisting for the International IMPAC Dublin Literary Award. His most recent novel,Freedom (2010), coincided with a much debated appearance on the cover of Time magazine alongside the headline “Great American Novelist“.[4][5]

Franzen writes for The New Yorker magazine. His 1996 Harper’s essay Perchance to Dream bemoaned the state of contemporary literature. 2001’s selection of The Corrections for Oprah Winfrey’s book club led to a much publicised feud with the talk show host. In recent years, Franzen has become recognised for his purveyance of opinions on everything from social networking services such asTwitter (“the ultimate irresponsible medium”) and the proliferation of e-books (“just not permanent enough”) to the disintegration of Europe (“The people making the decisions in Europe are bankers. The technicians of finance are making the decisions there. It has very little to do with democracy or the will of the people.”) and the self-destruction of America (“almost a rogue state“)

Written by Charro Negro

August 22, 2012 at 7:20 pm

Posted in Uncategorized

One Response

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] Link: https://libertymoderna.wordpress.com/2012/08/22/libertad-de-jonathan-franzen/ […]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: