Libertymoderna’s Weblog

Kultur, Politique & Scienza

Síntesis: El arte de mentir (Vargas Llosa)

leave a comment »

Escrito por: Lilia Pozos

 

El Arte de mentir, es un texto escrito por Mario Vargas Llosa donde explica algunos aspectos importantes sobre los factores de verdad y mentira contenidos en las novelas, así como la verdadera esencia del género de ficción.

 

La novela ha sido considerada, a lo largo de los años, como mentirosa e irreal por lo que los inquisidores españoles prohibieron su importación hacia las colonias hispanoamericanas argumentando que perjudicaba la salud espiritual de los indios.

 

El Arte de mentir, escrito por Mario Vargas Llosa es un escrito que revela los aspectos importantes donde se hospeda la verdad y la mentira en las novelas.

Entre opiniones encontradas se puede apreciar que el Santo Oficio declaraba que las novelas mienten y son una visión falaz de la vida mientras que Vargas Llosa responde que las novelas en efecto mienten pero esa es sólo una parte de su estructura. Dicha mentira desencadena una curiosa verdad que refleja el deseo de los seres humanos al querer tener una vida diferente a la que poseen.  Como consecuencia de ello, existen  las ficciones que retratan la necesidad de los hombres por cambiar sus vidas donde, a través de mentiras disimuladas, se presenta una propuesta de inconformidad y deseo por combatir su propia realidad.

 

Además de estas “mentiras”, se agregan experiencias, imaginación y fantasía a los relatos para que se conjuguen un una transformación de la realidad donde la embellecen o la empeoran. Así pues, la profundidad de la novela radica en la correcta expresión de necesidades generales haciendo que los hombres se identifiquen y posean esos mismos deseos incontrolados.

Si se cuestiona el factor de  veracidad en las novelas, quiere decir que las personas se preguntan si los hechos narrados por el escritor son una realidad fehaciente. Sin embargo, Vargas Llosa nos aclara que efectivamente las novelas están inspiradas en experiencias. Con todo, no es tan sólo un recuento de hechos apegados a la realidad, -en ese caso sería un reportaje periodístico-.

Por otro lado se debe aceptar que existen diferencias entre las novelas realistas y las de corte de ficción.  La principal diferencia recae sobre el hecho de que la realidad es tratada de diferente manera, mientras que en las novelas realistas se narran acontecimientos que pueden ser completamente reales, lo cual no significa que haya ocurrido tal cual. Las novelas de ficción se convierten en símbolos y representaciones de la realidad y de experiencias que podrían ser posibles; básicamente es un simulacro del desorden de la vida real pero con un principio y un final específico.

 

El tiempo, factor determinante en las novelas, se maneja con sumo cuidado pues existe una gran diferencia entre el tiempo real y el tiempo de ficción, donde éste es empleado para conseguir efectos psicológicos propios del género. 

 Si ya se ha aclarado que las novelas no son acontecimientos narrados apegados a la realidad, se establecen así las diferencias con un reportaje periodístico. Éste último depende de lo que suceda en la realidad y mientras más se acerque a los hechos reales, más verdadero será. Así, la novela depende de su propia capacidad de seducción, de su fantasía y de su magia donde toda buena novela dice la verdad y toda mala novela miente; donde decir la verdad significa hacer vivir al lector una ilusión, y mentir es no lograrlo. [1] Por lo tanto, la novela de ficción se considera amoral porque la verdad y la mentira son conceptos exclusivamente de carácter estético. [2]

 

La conclusión se comienza a retomar desde que se acepta que al ser humano le hace falta una parte de su vida, la que sólo podemos vivir una vez sin poder transportarnos a otras realidades más que a través de la ficción. “Quien las hizo no pudo vivirlas y quien las lee encuentra sus fantasías y los sueños que tenía para hacer más llevadera su vida” [3] El regreso a nuestra realidad es un empobrecimiento muy fuerte ya que podemos comprobar que somos menos de lo que soñamos y si nos liberamos de eso, podremos experimentar el peligro y el riesgo de ser libres.

 

 

Bibliografía:

 

Vargas, M. El Arte de Mentir.


[1] Vargas, M. El Arte de Mentir.   P. 273

[2] Vargas, M. El Arte de Mentir.  P. 274

 

[3] Vargas, M. El Arte de Mentir. P. 275

Written by libertymoderna

August 14, 2008 at 11:51 pm

Posted in Us

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: