Libertymoderna’s Weblog

Kultur, Politique & Scienza

De inducciones y otras degeneraciones

leave a comment »

Escrito por: El Soliloquio del Zapo

Un tema que -supuestamente- le atañe a toda la nación; una discusión
que polemiza sobre la (in)acción; y un ejercicio sin repercusión…

En una típica mañana de verano en la Ciudad de México,
mientras caminaba con destino a la compra del pan matutino, topé
con una “Mesa receptora de opinión” -quiero decir que si no se
hubiese colocado estratégicamente allí, no habría opinado-, aproveché la ocasión e hice la
pausa, más obligado por deber cívico que por mera convicción.

Por alguna razón sabía que al día siguiente el titular de ‘La Jornada’
sería ‘No’. Y es que, dado el abandono virtual de mis habilidades
esotéricas y un sexto sentido más desgastado que libro de biblioteca
pública, mientras más próximo me encontraba a la mesa, con mayor
malicia me miraba de reojo el “receptor”.

Un tipo regordete que escondía sus ojos rojos detrás de
unas gafas que no le favorecían a la forma de su cara, me miraba con una expresión que reflejaba las siguientes palabras: “Sabes lo que vienes a
opinar…” Yo, con más calma aún, miraba cómo el otro “receptor”
anotaba mi nombre, el número de votante, el número de la mítica
credencial del sagrado IFE, y sí… el número de la papeleta en la que
manifestaría mi opinión.

Me hicieron entrega de la papeleta, alrededor no había lugar en el que
me hubiere podido refugiar para expresarme con toda tranquilidad.
Frente a ellos, y con mucho hígado en la mano, a la primera pregunta
respondí: ‘Si’ -mejor legalizar esas cosas conocidas como
‘PIDIREGAS’-, sonreí ante la mirada atónita de los receptores. En la
segunda papeleta, la respuesta fue: ‘No’. Ahora los receptores
sonreían… pero su expresión fue más agridulce cuando enseguida crucé
el ‘Sí’.

Desde luego, deposité la papeleta con mayor prisa por mi hambre de pan que por
otra cosa. Los receptores no lo podían creer y, a regañadientes, uno
de ellos se esmeró en dejar la marca en mi dedo izquierdo, misma que aún
hoy puedo ver.

La cuestión es meramente fundamental: un ejercicio a nivel local para
un asunto de competencia federal entregado a un sector del electorado
que se caracteriza por ser políticamente apático y que, por gracia del
espíritu santo, es el más beneficiado por la política de subsidios de
la federación… Bravo.

Los números, aunque pudiesen remotamente acercarse al millón y medio,
son inconsistentes -en el interior de la República hubiese podido
opinar en más ocasiones-; sobre todo si consideramos que somos un país
cercano a los 107 millones de habitantes. En fin, recordemos que
para las preguntas cerradas poco se puede hacer para evitar una
generalización o una simplificación -cualquiera es igual de peligrosa,
si no me creen, pregunten a los analistas sobre terrorismo.

Por cierto, quiero dejar específicamente claro que el pan no me quitó
el hambre… gracias por su atención.

Written by libertymoderna

August 4, 2008 at 3:55 am

Posted in Us

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: