Libertymoderna’s Weblog

Kultur, Politique & Scienza

Reseña Batman: The Dark Knight (Primera Parte)

with one comment

Escrito por: Sómacles

Cuando vi el primer póster que anunciaba esta película, recordé el período de mi vida en el que pude apreciar a fondo la ciudad de Nueva York. Y, aunque de hecho ciudad Gótica aparece inspirada en la ciudad de Chicago, es inevitable la similaridad; después de todo, recordemos que N.Y. fue una de las ciudades más inseguras en el mundo el siglo pasado.

Así empiezo la reseña, con la remembranza de un ambiente citadino, común para muchas personas. Ruido, delincuencia y corrupción, pero también bellos edificios, diversidad de gente y actividades, e, historias inéditas (muchas de ellas increíbles) que jamás serán contadas.

El fondo implícito es el principio. A diferencia de las películas pasadas, Batman aparece como un semihéroe moribundo, en busca de su ser (¿casualidad, estimados colegas existencialistas?), que contrasta notablemente con la figura apolínea, intocable, divina, que es expuesta en producciones pasadas.

¿Qué fue lo que pasó? ¿Dónde está el Batman totalmente seguro de sí mismo? El Batman intocable, figura a seguir, ídolo de policías y población, se ha entregado al ocaso.

Muy bien, vayamos por orden, poco a poco. Hablaré de la película en los siguientes aspectos, tratando de jerarquizarlos de acuerdo a su impacto visual (que no es LA jerarquía, pero se adapta muy bien a los canones tradicionales de la crítica filmográfica), que son: trama, actuación, efectos especiales, música, fotografía y, por último, trasfondo ideológico, que de hecho dota de sustento a la película.

1) Trama

Es sencillo en apariencia pero en realidad, complejo. El crimen azota a Ciudad Gótica, la mafia (de qué, no sabemos, pero en sí no es importante) se ha unido, y como toda buena sociedad política, su fin -a la vez medio- es el dinero. Aquí entra nuestro personaje principal, que se supone debe combatir las asociaciones criminales, dejando segura y contenta a la población. Sin embargo, un nuevo personaje, The Joker (why so serious?), figura antitética, psicópata, freak, brillante, luce su locura en un contexto de creciente desorden.

“Introduce la anarquía y los volveras locos”

Esa es la palabra clave en la historia. Anarquía. En las películas pasadas se nos presentaba también el desorden, sin embargo, estaba reservado únicamente para la psicología de nuestro héroe caído. ¿De dónde vengo? ¿a dónde voy? ¿Cuál es mi misión? Preguntas que ya tienen una respuesta madura para esta película. Ahora el dilema se encuentra en la confrontación con la sociedad. ¿Cómo rescatar a las personas, cuando estas no saben ni lo que quieren? ¿De verás no saben lo que quieren? Les interesa solamente lo siguiente: Su Yo personal.

Ahora la sociedad no forma al individuo (como en la Grecia clásica) sino que el individuo forma a la sociedad. (aunque aparentemente la sociedad nos forma). El pasado es una construcción meramente aparente que permea en el inconsciente, creando la ilusión de sociedad educadora. (Bah! antinomias de la razón. Mmm, puede ser, algún día escribiré un tratado al respecto o un “essay”).

El punto es, The Joker reproduce su papel perfectamente. Asegura el caos e imparte el miedo al populacho y Batman debería salvarnos. ¡Yei!

2) Actuación

El premio se lo lleva Heath Ledger (en paz descanse, siempre quise decir eso), que en sus escenas, causa expectativa alrededor de su personaje: the Joker. En cada diálogo, cada acción, calificadas como locas, se oculta un maniático asesino demasiado inteligente, manipulador de su entorno. En verdad que logró transmitir esa sensación de miedo, que me parecía no volvería a sentir en ninguna película (la última fue “Señales” con Mel Gibson). Si los adjetivos fueran nombres, Dyonisos lo bautizaría con una palabra. Caos.

De las demás actuaciones, no vale la pena comentar palabra alguna, son las típicas, aunque la del teniente Gordon, amerita un premio honorífico. Bastante buena.

Lo siento Mr. Nicholson, Ledger merece los aplausos (aunque a algunos les disguste, jeje).

3) Efectos especiales

Una palabra para los efectos especiales. Sencillos. Pero no por eso dejan de ser impactantes, totalmente oportunos, su fluidez es armoniosa, impecable, aunque de hecho son colocados en segundo plano. Batman no será recordada por sus efectos especiales, -contrario a lo esperado por muchos-, lo cual no es malo, sino muy bueno (¿alguien recuerda la saturación al grado de la ininteligibilidad de Transformers?).

Hasta aquí la primera parte. Como se podrán dar cuenta, este escrito es meramente introductorio para que se den una idea de la película. No pierdan tiempo y vayan a verla. Para la próxima parte, música, fotografía y trasfondo ideológico (lo más importante).

Written by libertymoderna

July 21, 2008 at 9:11 pm

Posted in Sómacles

One Response

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola!!

    y la segunda parte???

    eru

    October 28, 2009 at 10:51 pm


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: